Pautas y ejemplos para vestir la casa al estilo nórdico

Sus claves son la optimización de la luz natural, la simplicidad, el uso de colores neutros y claros en contraste con otros, y el uso de materiales naturales.

Blancos y grises son los colores base, combinados con otros que den contraste.

Las estanterías en madera o metal buscan ligereza visual y peso decorativo.

155939-620-282
Ya sea por sus virtudes, ya porque cuenta con un “altavoz decorativo” de enormes dimensiones y presente en medio mundo, lo cierto es que el estilo nórdico ha triunfado. Incluso en tierras como las nuestras, en las que no faltan el sol y la luz, es una tendencia decorativa al alza.

Sus claves son la optimización de la luz natural, la simplicidad, el uso de colores neutros y claros en contraste con otros, y el uso de materiales naturales, todo en busca de dar calidez. De todo ello son ejemplos perfectos los muebles y complementos que siguen.

Papel pintado: juego de contrastes

Blancos y grises son los colores más usados de base, combinados con otros como verdes, rojos o negros que aportan contraste. El papel pintado será uno de los elementos que permitirán este contraste, además de aportar textura al espacio.

Lámparas que decoran

Ayudan a matizar la luz, sin perder una función altamente decorativa. Es lo que aportan las lámparas hechas de fibras naturales como el mimbre o el bambú.

Estanterías ligeras

El diseño de baldas, estantes y estanterías busca la ligereza visual y su peso decorativo. Para ello se usan materiales como la madera o el metal, y colores blancos o grises con acabados madera.

Aparadores de madera

El estilo nórdico suele utilizar, a modo de mueble de televisión, aparadores o cómodas de estilo retro, no muy altos y con varias divisiones para ayudarnos con el almacenaje. Y de madera casi siempre.

Mesas de líneas sencillas

Mesas de comedor o de centro son siempre de líneas sencillas y, en la mayoría de los casos, realizadas en madera o vidrio.

Sillas cómodas

Suelen ser piezas de diseño, normalmente de formas suaves y relajadas, que ocupan poco espacio visualmente y aportan naturalidad y calidad al espacio.

Sofás algo retro

Se caracterizan por sus líneas suaves, sus diseños naturales y sencillos, de aires ligeramente retro, pero sobre todo por su comodidad.

Alfombras cálidas

Para conseguir esa sensación de calor, vestir los suelos con alfombras, que aportan color y textura; sobre todo si son de pelo largo.

Fuente: http://www.20minutos.es/noticia/2036100/0/estilo-nordico/decoracion/pautas-ejemplos/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + Trece =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies